Como elegir un Videoproyector?

Hace unos años la posibilidad de ver una película en una pantalla de más de 90 pulgadas gracias a un proyector era algo exclusivo para usuarios con un alto nivel económico debido al desorbitado precio de éstos aparatos. Pero mucho han cambiado las cosas desde entonces, hasta tal punto que hoy en día resulta mucho más económico proyectar una película en una pantalla de más de 3 x 1.5  metros que adquirir una televisión de plasma de 60 pulgadas.
Los proyectores se pueden utilizar para multitud de cosas, tales como:
· Ver películas en un verdadero “home cinema”
· Mostrar las fotografías de nuestra cámara digital
· Jugar a la videoconsola en una pantalla de ensueño
· Conectarlo al PC (tanto si es portátil como si no) para mejorar increiblemente nuestras presentaciones

Ahora bien, antes de comprar un proyector hay que saber elegir y para ello es muy importante tener en cuenta principalmente las siguientes cosas: Resolución, Brillo, Contraste, Peso y Precio.
Así que sin más dilación, pasaremos a explicarlas paso a paso:

Resolución

La resolución determina la claridad y la agudeza de la imagen en la pantalla.
Simplemente es el número de pixeles (cada uno de los “cuadraditos” que forman la imagen).
Cuantos más pixeles utiliza, “más alta” será la resolución.

La resolución se cotiza generalmente en dos números, tales como “800 x 600” donde el primer número se refiere al número de pixeles de un lado al otro de la pantalla, y el segundo número refiere al número de pixeles de arriba a abajo.

Al hablar de la resolución de un proyector, es común referirse a la “resolución verdadera” o “nativa”. Si la resolución nativa de un proyector es 800 x 600, ese significa que el número real de pixeles físicos en el dispositivo de exhibición es 800 x 600. En algunos modelos del proyector, las especificaciones demuestran compatibilidad con resoluciones más altas. Esto se alcanza con el uso de la tecnología de la compresión.

Como es lógico, a más resolución más coste. Pero tenemos que tener en cuenta que normalmente una resolución normal ajustada a un tamaño adecuado no tiene nada que envidiar a las más altas y caras (apropiadas para salas mucho más grandes).

Tipos de resolución:

· SVGA, o “800 x 600” – Ésta es una resolución muy popular actualmente, debido a sus atractivos precios y grandes imágenes.

· XGA, o “1.024 x 768” – Generalmente más caros, son un formato tan popular como la resolución a SVGA.

· SXGA, o “1.280 x 1.024” – De alta resolución, y notablemente más costosos que XGA. Recomendados para usuarios que necesiten un proyector principalmente para conectar un ordenador, debido a qué éste requiere mayor resolución para mostrar mejor las letras y pequeños detalles.

· UXGA, o “1.600 x 1.200” – Exclusivo para los usos a muy alta resolución que requieran detalle al máximo (generalmente PC destinados al trabajo y análisis de imágen). Relativamente pocos productos en el mercado tienen esta resolución nativa.

 

Brillo

En igualdad de circunstáncias cuánto más brillo ofrece el proyector, más cuesta.
¿Cuál elegir?  Lo mejor es elegir siempre el que ofrezca más brillo dentro de los que te puedas permitir.
También hay que considerar las siguientes cuestiones:

¿Qué tamaño de pantalla buscas? Cuanto más pequeña sea la pantalla, menos brillo será necesario para obtener una buena calidad.

¿Qué nivel de luz hay en la sala? Cuanto más oscura pueda estar la sala, menor brillo será necesario.

¿Tienes una pantalla de proyección de calidad? Si bien se puede proyectar sobre cualquier superficie preferiblemente blanca y plana… no hay nada como una buena pantalla de proyección. Éstas permiten ganar considerablemente más calidad y brillo.

El brillo se mide en lúmenes del ANSI (American National Standards Institute): Cuanto más brillante es el proyector, más alto es el grado del lumen del ANSI.

Actualmente, los proyectores se pueden agrupar según los ANSI Lumens (lúmenes de ANSI) de la siguiente forma:

* Menos de 1000 lúmenes – Éstos son los proyectores más bajos en cuestión de salida de luz disponibles hoy en día, y por lo tanto son los más baratos. Aconsejables para presupuestos muy apretados.
Hay que tener presente que la salida de la luz corta significa que se tendrán que hacer las proyecciones en la máxima oscuridad posible de modo que la imagen en la pantalla no sea eliminada por la luz ambiental del logar.

* 1000 a 2000 lúmenes – Ésta gama de lumenes conlleva una intensificación en el funcionamiento y el precio. Hay muchos productos de SVGA y de XGA en esta clase. Las proyecciones pueden hacerse con la iluminación del lugar, si bien al reducirla se mejora la visión de la pantalla. Generalmente la total oscuridad no es necesaria.

* 2000 a 3000 lúmenes – Ésta es la gama de alto rendimiento en proyectores portátiles y semi-portátiles. Los productos en esta clase son convenientes para grandes salas de conferencias y clases. Ofrecen más flexibilidad en términos iluminación del lugar, puesto que la imagen es bastante brillante (una sala con luz moderada puede ser válida). También ofrecen más flexibilidad en términos de tamaño puesto que pueden iluminar una pantalla más grande sin mucha pérdida de calidad en la imagen.

* 3000 lúmenes y más – Los proyectores ultra-brillantes son en funcionamiento una clase a sí mismos, extendiéndose a partir de 3000 hasta 12000 lúmenes o más. Los précios de éstos también cubren una amplia gama dependiendo de otras características de funcionamiento. Se utilizan en variedad de lugares que requieren enormes pantallas, incluyendo salas de conferencias, auditorios, iglesias, conciertos, etc…

 

Contraste

El contraste es el cociente entre las áreas más brillantes y más oscuras de la imagen. Los cocientes del contraste deben ser altos (1000:1 o más) para conseguir la mejor imagen. Para los gráficos de ordenador y la presentación de datos, 400:1 es generalmente amplio.
La cantidad de luz que impacta en la pantalla produce que el color negro pierda intensidad. Para compensar esto, debe considerarse adquirir un proyector con el mejor contraste posible, y si se quiere proyectar en una sala iluminada, una tasa más alta de brillo.

Peso

Si bien no suele ser un problema para la mayoría de la gente, no esta de más considerarlo.
Hay que decidir se tiene la intención de fijar el proyector a un punto fijo (como sería el caso de un auditório o una sala de proyecciones) o si la finalidad es transportarlo a menudo.
Generalmente suele ser la gama más alta la que mas peso tiene, puesto que por su precio y prestaciones se tiende a fijarlos.
El peso puede variar desde 3 o 4 Kg (la mayoría ronda éstas cifras) hasta 20 Kg (unos pocos).

 

Fuente:Ebay

Dejar un comentario